martes, 8 de diciembre de 2009

CARTA A UNA ILUSIÓN

http://www.youtube.com/watch?v=0xj9xlxsHio






No soy más que una pobre enamorada, lo que he sido siempre, soy la sed, el amor es el agua y voy buscando la fuente mientras deambulo por un monótono mundo anhelando otro mejor, al que no sé cómo llegar, pero al que llegaré a fuerza de andar.
Caminando solo por parajes perdidos en las noches oscuras de mis sueños, me siento a veces una mujer que se quedó vacia, porque mi corazón se ha ido en busca de una ilusión y desde entonces lo perdí, por eso me siento así.
En las encrucijadas de mi fantasía, detrás de los párpados cerrados, el tiempo traidor juega en mi contra y es un temible rival contra el que nadie me puede ayudar, ayúdame tu, ilusión que bailas en mi mente, a ganar esta batalla, ayúdame tú a burlarme del tiempo, a demostrarle que soy feliz y que él tendrá que esperar para que pueda acompañarle, ayúdame a sosegar mi imaginación que me tiene día y noche abrazado a ti, ayúdame a no quedarme hueco, pues mi mente también se quiere ir contigo y me dejará caminando sola sin saber quién soy.
Si me abandona el corazón, la mente y el alma para bailar contigo ilusión, ¿Que has dejado de mí? Solo el deseo de huir, de escapar de todo y también de mí, de perderme para que tú me encuentres y detengas la furia de un deseo que no tiene fin, ayúdame, si me quieres ayudar, a seguir soñando sin ser ese fantasma que camina entre la gente y nadie lo ve, ese ente sin reflejo en ningún espejo, ese que camina diciendo que soy yo.
Ayúdame, a salvar el abismo de la distancia, ese abismo al que ya me tiré y en el que espero amanecer despierto, hablando de una pesadilla en la que nunca conseguía llegar a ninguna parte. Mientras me intentas ayudar yo trataré de parar el tic tac del reloj y juntaré las noches con los días para escuchar tu voz, me encadenaré a tu sonrisa para vivir solo de amor, y me sentaré mirando a las nubes y podré contarle mis penas a Dios. Dame tu mano y tira fuerte de mí, para que pueda levantarme de este pegajoso barro que me ata al suelo como una gigantesca raíz. 

Este relato no es mio: Es de mi buen amigo Viejo Zorro.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores