martes, 28 de diciembre de 2010

EL AÑO NUEVO.

Dicen que cuando se acerca fin de año los ángeles curiosos se sientan al borde de las nubes a escuchar los pedidos que llegan desde la tierra.

- ¿Qué hay de nuevo? -pregunta un ángel pelirrojo, recién llegado.
Lo de siempre: amor, paz, salud, felicidad...- contesta el ángel más viejo.

Y bueno, todas esas son cosas muy importantes.

Lo que pasa es que hace siglos que estoy escuchando los mismos pedidos y aunque el tiempo pasa los hombres no parecen comprender que esas cosas nunca van a llegar desde el cielo, como un regalo.

¿Y qué podríamos hacer para ayudarlos? - Dice el más joven y entusiasta de los ángeles.
¿Te animarías a bajar con un mensaje y susurrarlo al oído de los que quieran escucharlo? - pregunta el anciano.

Tras una larga conversación se pusieron de acuerdo y el ángel pelirrojo se deslizó a la tierra convertido en susurro y trabajó duramente mañana, tarde y noche, hasta 1os últimos minutos del último día del año.

Ya casi se escuchaban las doce campanadas y el ángel viejo esperaba ansioso la llegada de una plegaria renovada. Entonces, luminosa y clara, pudo oír la palabra de un hombre que decía:
"Un nuevo año comienza. Entonces, en este mismo instante, empecemos a recrear un mundo distinto, un mundo mejor:
sin violencia, sin armas, sin fronteras, con amor, con dignidad; con menos policías y más maestros, con menos cárceles y más escuelas, con menos ricos y menos pobres.

Unamos nuestras manos y formemos una cadena humana de niños, jóvenes y viejos, hasta sentir que un calor va pasando de un cuerpo a otro, el calor del amor, el calor que tanta falta nos hace.

Si queremos, podemos conseguirlo, y si no lo hacemos estamos perdidos, porque nadie más que nosotros podrá construir nuestra propia felicidad".

Desde el borde de una nube, allá en el cielo, dos ángeles cómplices sonreían satisfechos.


Del libro: "Cuentos para Niños de 8 a 108 II" - Pancho Aquino.

viernes, 10 de diciembre de 2010

MÚSICA CONTRA EL OLVIDO.


Siempre se ha dicho que la música amansa a las fieras.

Se investiga sobre la incidencia de la música en los recuerdos.

Se espera que, una melodía, nos ayude a evocar emociones.

Se sintoniza una emisora musical de radio para que el día sea más placentero.

Se dedican canciones al amor y se le canta a los sentimientos.

La música es otro de los tesoros (junto a los libros) que se encuentra fácilmente y produce más satisfacción atesorar. Ella nos une no importa lo distintos que seamos, y es el nexo entre los sentidos que pueden vibrar en la misma dimensión sin tiempo y distancia.

La música es, entrar a un mundo mágico donde no hay crueldad…

Por tercer año, un grupo de personas que nos solidarizamos con los estragos que el Alzhéimer hace en los enfermos y familiares, organizamos una Gala Musical cuyos beneficios contribuyen a ayudar a que el Centro de Día siga prestando asistencia y sirva como respiro familiar…

Mañana sábado día 11, a las 20 horas, aficionados de la canción, la música, la poesía, el baile, la palabra…nos unimos frente al olvido…

En este enlace puede verse en vivo y en directo lo que, desde el corazón, intentamos hacer para acercarnos a los recuerdos que se alejan… http://www.fotovideoroman.com/

Si los paseantes del Bosque quieren, póngase cómodos…Creo que gustará, porque pese a ser meros aficionados, hay voces maravillosas al servicio de la Música y sonarán para ayudar a recorrer el camino dificultoso por donde transita la memoria.

domingo, 5 de diciembre de 2010

LEER ESCUCHANDO. El otro placer...



El placer de leer no puede sustituirse por otro placer cualquiera que sea la cosa, persona, lugar o goce que nos produzca placer. Porque el libro es un placer placentero que nos lleva a vivir lo que queremos vivir. A soñar lo que sin soñar soñamos. A viajar sin perderse el viaje. A desnudarse y vestirse de ideas de colores…A…

Leer es, ahora  y por siempre, una necesidad vital para no perderse por los recovecos oscuros del aburrimiento.

El placer que proporciona la lectura, es comparable al placer en sí mismo que se siente cuando algo nos produce placer. Bueno, sin hacer comparaciones, porque cualquier parecido con la realidad, puede ser mera coincidencia...

Claro, que también siempre hay quién dice, piensa y confiesa que la lectura le quita tiempo para otros menesteres…Que la letra menuda le da picor de ojos. Que…en fin, excusas varias para no leer, perdiéndose tantas buenas oportunidades de leer algo interesante.

Pero eso lo soluciono yo, aquí y ahora, después de leer lo que he escrito por si tiene sentido lo que escribo para dejarlo  en el Bosque, y, como siempre, esperando que alguien me lea…

No hay excusa, oigan…Que leer escuchando es, además de cómodo, el mejor motivo para escuchar todo lo que no se ha leído.

Dejo abierto por los rincones bosquianos un mágico lugar que, cómodamente, os hará entrar al maravilloso mundo de los libros.

Por cierto, gracias a todos, a tantos, a tan buenos paseantes que pasáis a leer al Bosque...

Espero que os guste la auditiva lectura. Sólo tenéis que entrar en el enlace del audiolibro y seleccionar lo que os guste oír. Alguien leerá para vosotros…Será como volver a escuchar aquellas aventuras que nos leían nuestros mayores, cuando nosotros aún no leíamos.







Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores