martes, 28 de diciembre de 2010

EL AÑO NUEVO.

Dicen que cuando se acerca fin de año los ángeles curiosos se sientan al borde de las nubes a escuchar los pedidos que llegan desde la tierra.

- ¿Qué hay de nuevo? -pregunta un ángel pelirrojo, recién llegado.
Lo de siempre: amor, paz, salud, felicidad...- contesta el ángel más viejo.

Y bueno, todas esas son cosas muy importantes.

Lo que pasa es que hace siglos que estoy escuchando los mismos pedidos y aunque el tiempo pasa los hombres no parecen comprender que esas cosas nunca van a llegar desde el cielo, como un regalo.

¿Y qué podríamos hacer para ayudarlos? - Dice el más joven y entusiasta de los ángeles.
¿Te animarías a bajar con un mensaje y susurrarlo al oído de los que quieran escucharlo? - pregunta el anciano.

Tras una larga conversación se pusieron de acuerdo y el ángel pelirrojo se deslizó a la tierra convertido en susurro y trabajó duramente mañana, tarde y noche, hasta 1os últimos minutos del último día del año.

Ya casi se escuchaban las doce campanadas y el ángel viejo esperaba ansioso la llegada de una plegaria renovada. Entonces, luminosa y clara, pudo oír la palabra de un hombre que decía:
"Un nuevo año comienza. Entonces, en este mismo instante, empecemos a recrear un mundo distinto, un mundo mejor:
sin violencia, sin armas, sin fronteras, con amor, con dignidad; con menos policías y más maestros, con menos cárceles y más escuelas, con menos ricos y menos pobres.

Unamos nuestras manos y formemos una cadena humana de niños, jóvenes y viejos, hasta sentir que un calor va pasando de un cuerpo a otro, el calor del amor, el calor que tanta falta nos hace.

Si queremos, podemos conseguirlo, y si no lo hacemos estamos perdidos, porque nadie más que nosotros podrá construir nuestra propia felicidad".

Desde el borde de una nube, allá en el cielo, dos ángeles cómplices sonreían satisfechos.


Del libro: "Cuentos para Niños de 8 a 108 II" - Pancho Aquino.

viernes, 10 de diciembre de 2010

MÚSICA CONTRA EL OLVIDO.


Siempre se ha dicho que la música amansa a las fieras.

Se investiga sobre la incidencia de la música en los recuerdos.

Se espera que, una melodía, nos ayude a evocar emociones.

Se sintoniza una emisora musical de radio para que el día sea más placentero.

Se dedican canciones al amor y se le canta a los sentimientos.

La música es otro de los tesoros (junto a los libros) que se encuentra fácilmente y produce más satisfacción atesorar. Ella nos une no importa lo distintos que seamos, y es el nexo entre los sentidos que pueden vibrar en la misma dimensión sin tiempo y distancia.

La música es, entrar a un mundo mágico donde no hay crueldad…

Por tercer año, un grupo de personas que nos solidarizamos con los estragos que el Alzhéimer hace en los enfermos y familiares, organizamos una Gala Musical cuyos beneficios contribuyen a ayudar a que el Centro de Día siga prestando asistencia y sirva como respiro familiar…

Mañana sábado día 11, a las 20 horas, aficionados de la canción, la música, la poesía, el baile, la palabra…nos unimos frente al olvido…

En este enlace puede verse en vivo y en directo lo que, desde el corazón, intentamos hacer para acercarnos a los recuerdos que se alejan… http://www.fotovideoroman.com/

Si los paseantes del Bosque quieren, póngase cómodos…Creo que gustará, porque pese a ser meros aficionados, hay voces maravillosas al servicio de la Música y sonarán para ayudar a recorrer el camino dificultoso por donde transita la memoria.

domingo, 5 de diciembre de 2010

LEER ESCUCHANDO. El otro placer...



El placer de leer no puede sustituirse por otro placer cualquiera que sea la cosa, persona, lugar o goce que nos produzca placer. Porque el libro es un placer placentero que nos lleva a vivir lo que queremos vivir. A soñar lo que sin soñar soñamos. A viajar sin perderse el viaje. A desnudarse y vestirse de ideas de colores…A…

Leer es, ahora  y por siempre, una necesidad vital para no perderse por los recovecos oscuros del aburrimiento.

El placer que proporciona la lectura, es comparable al placer en sí mismo que se siente cuando algo nos produce placer. Bueno, sin hacer comparaciones, porque cualquier parecido con la realidad, puede ser mera coincidencia...

Claro, que también siempre hay quién dice, piensa y confiesa que la lectura le quita tiempo para otros menesteres…Que la letra menuda le da picor de ojos. Que…en fin, excusas varias para no leer, perdiéndose tantas buenas oportunidades de leer algo interesante.

Pero eso lo soluciono yo, aquí y ahora, después de leer lo que he escrito por si tiene sentido lo que escribo para dejarlo  en el Bosque, y, como siempre, esperando que alguien me lea…

No hay excusa, oigan…Que leer escuchando es, además de cómodo, el mejor motivo para escuchar todo lo que no se ha leído.

Dejo abierto por los rincones bosquianos un mágico lugar que, cómodamente, os hará entrar al maravilloso mundo de los libros.

Por cierto, gracias a todos, a tantos, a tan buenos paseantes que pasáis a leer al Bosque...

Espero que os guste la auditiva lectura. Sólo tenéis que entrar en el enlace del audiolibro y seleccionar lo que os guste oír. Alguien leerá para vosotros…Será como volver a escuchar aquellas aventuras que nos leían nuestros mayores, cuando nosotros aún no leíamos.







jueves, 25 de noviembre de 2010

POESÍA PARA GRITAR.

El viernes 12 de noviembre, tuve el honor de leer, de nuevo, poemas de Yolanda Saénz de Tejada. Una bella mujer, por dentro y por fuera. Andaluza, de Linares (Jaén). Una mujer que lleva tacones de azúcar y escribe poemas dulces desde su ombligo. Que narra al amor vestida con versos de colores y describe el desamor en estrofas amargas de cotidiana realidad.

Cuando conocí a Yolanda, en mi pueblo, de la mano de uno de mis mejores amigos, un hombre bueno que de adolescente ya me miraba con ojos de sincera complicidad y respeto por el paso del tiempo, comprendí claramente que la poesía de esa mujer abre caminos fáciles de recorrer y que el amor que escribe en cada verso aún es posible, y que el que ya no se goza entre la piel y los deseos, puede dejar un poso de buen recuerdo en las despedidas. Pero hay otros que nos remueven la conciencia y nos hacen gritar desde esa poesía desgarradora basada en hechos reales (por desgracia), que trae a colación esto que le cuento al Bosque.

Nos adelantamos al 25-N, porque razones de agenda así lo propiciaron, a este Día Internacional contra la Violencia de Género, en un acto sincero y sentido donde la poesía ha sido un nexo de unión con el recuerdo de 63 nombres de mujeres que no murieron, sino que fueron asesinadas a golpe de equivocada propiedad y desprecio por ese don maravilloso que es la vida.

Mata el odio y el desamor…Y el libro de poemas “Corre, Edhit Napoleón”, fue una lectura más al olvido de lo que se amó, y una entrada vertiginosa a los rincones oscuros que traza el desprecio hacia mujeres que no tuvieron, no tienen o no tendrán la suerte de pervivirle al amor y a la vida de sus verdugos y que, por esas ironías del destino, hacen el amor a cualquier precio para poder alimentarse, aunque no sea de amor...

Ojalá que alguna vez la poesía consiga erradicar el desamor...

Yo quiero seguir calzando, como Yolanda, zapatos con "Tacones de azúcar"...para que el dulzor se derrita al caminar en busca del susurro de un poeta, entre una mirada amorosa y una mano tendida. Un
 canto de amistad y una promesa sincera.

Yo quiero, que no haya violencia para la mujer, el hombre o los niños.

Yo quiero que haya Paz y Amor…y no sé como gritarlo para que no llegue a oídos sordos y se acabe el amor de tan poco usarlo.



Yolanda escribe, además de lindos poemas de amor y risa, otros para gritar, para denunciar y para ayudar a que el desamor no siga matando de pena al amor.

martes, 16 de noviembre de 2010

EL ESPÍRITU DEL BOSQUE.




Hoy el frío ha llegado al bosque, pero pronto el sol ha comenzado a calentar la tierra de la que habían brotado pequeñas gotas de rocío y se ha evaporado el agua de las hojas, como se van de los rostros las sonrisas cuando son las lágrimas las que recorren  la piel con su tristeza.

En un día como otro cualquiera. Pero un nuevo día para quienes tenemos la suerte de seguir.

Fuera del Bosque la vida sigue. Pero dentro, permanece... Puede parecer lo mismo, pero no es igual. Porque aquí es donde existe el Espíritu del Bosque. Ese que sale a tu encuentro para acompañarte mientras paseas. Sí, al tuyo. No te extrañes, pues aquí no eres un extraño. Eres alguien especial que tiene un sitio preferente entre los sitios especiales que, si sigues paseando, te encontrarás con ellos.

Quiero decirte lo importante que eres, y desearte lo mejor para tus paseos dentro y fuera de este mágico lugar, porque te lo mereces.

 

jueves, 11 de noviembre de 2010

¿CONDUCCIÓN TEMERARIA?

Que exagerado ha sido... Sé que velan por nuestra integridad física, por la seguridad de quienes salimos a esas carreteras, que, en determinados momentos son ángeles que visten de verde, como dicen que es la Esperanza y se guardan las ideas bajo un tricornio que ahora es una gorra como las gorras que lleva la Benemérita cuando está de servicio.

-Buenos días, saluda la amabilidad con chaleco reflectante mientras la ventanilla baja lentamente como temiendo una reprimenda.

-Buenos días, agente. ¿Sucede algo?

-Bueno, según lo que vd. entienda que puede suceder por ir conduciendo a la velocidad del rayo, pese a la limitación máxima de 120 Km. en autovía.

-Agente, perdone, creo que se equivoca de coche. Yo, soy respetuosa con las leyes, siempre intento hacer lo que dice el papel. No me gusta extralimitarme. Jamás conduzco a velocidad superior a la estipulada…Debe haberse confundido…

-Señora, la que se confunde es Vd. Mire que ha sido fotografiada por el radar…

-Pues me va a tener que enseñar la foto, señor agente, con todos mis respetos…No es que dude de su palabra…pero esas máquinas no sé si reflejarán fielmente lo que captan. Piense que si se va a tanta velocidad, la foto puede salir movida…como esas cosas  que se salen movidas de su sitio cuando se mueven tanto…y haber fotografiado a otro coche que me habrá adelantado…

-Señora, por favor, mire la foto captada por el radar a su vehículo y dígame si iba a una velocidad temeraria, o no…


 


martes, 2 de noviembre de 2010

SUSTOS AL MIEDO.


Suena el despertador. Tengo suerte, me digo; puedo ir a trabajar. Pongo los pies en el suelo y casi me mareo…De vez en cuando mis cervicales hacen que los muebles del dormitorio parezca que se muevan más que los precios. Intento no girar la cabeza, me voy automatizando, como esas muñecas de Famosa cuando se dirigían al portal…

“En días como hoy”, programa matutino que levanta el edredón y despereza a las sábanas, no es capaz de comenzar un solo día con una noticia que me haga saltar eufórica de la cama. Al contrario, dan ganas de seguir arrebujada al calor del algodón sabanero oliendo a suavizante de oso amoroso que sustituye al de unas carnes de pelo en pecho…de momento.

Mientras la prevención cervical me dirige a la ducha caliente de gel y manopla para despertar a la piel dormida en el pijama, voy de susto en susto.

Pasó Jalogüen de escobas y brujas y el santo de todos en 1, sin haberme asustado ni una chispa, mientras nos acercamos al final de otro año en el que siempre espero que acabe tocándome el gordo. No uno de carnes desparramadas, sino el de la lotería, ese que me permitiría, sin tener que dudar por la hipoteca, hacer la maleta y alejarme sin dilación unos miles de kms. en pos de ese cálido lugar al que ya le tengo echado el deseo y las ganas…Mientras las mojaré en el café…
Sigo soñando con eso mientras el agua caliente me resbala por el cuerpo serrano y mis sustos van in crescendo mientras comienzo a “sobarme” de crema corporal para suavizar el pánico que me ataca desde la realidad que emiten las ondas.

Abro el armario y algunas ropas dibujan el color de la mañana. Hay días que el gris, pese a ser uno de mis favoritos, parece el preludio de la noticia.. Me gusta también el negro…Pero,… mejor lo dejo para las noches en que salgo de cena y me inunda el griterío de la gente entre canapés  y tengo que huir como el gato del agua…¿Que será de aquellas veladas románticas entre velas saboreando un pata negra, mientras los besos de vino tinto se mezclan con el sabor de las cocochas?... 

Se me hace la boca agua, mientras pienso que los buenos días ya son algo más que un buen saludo. Son una necesidad. Pero parece que las buenas costumbres se van perdiendo.

El locutor matiza la tragedia y muestra arrebolado el panorama. Nacional o internacional…Da igual, aunque parece que últimamente todo está cerca, aunque quede demasiado lejos.

Amanece el noticiero oscuro tornándose negro como esos días que anuncian tormenta, porque a excepción de los estrenos de cartelera y algún invento nuevo para hacer souflés, el resto de noticias son para salir corriendo…y perderse junto al chico de tus sueños entre besos de vino tinto…

Los micrófonos arrecian mientras chirría la voz cálida que va mascando las noticias.

-Viene el Papa a España…y es para tirarse de los pelos y llorar de rabia. Con ese gasto se podría tapar muchos agujeros.
-Una patética de San Blas cobra millones por su ordinariez y su barriobajera  presencia. (medida de la media nacional).
-Los inquilinos destrozan las viviendas.
-Gritan de pánico las infelices.
-Arrastran cadenas los vecinos.
-Se matan a palos los matrimonios.
-Duele el estómago del hambre
-Se cuelgan al cuello las reivindicaciones.
-Sube el I.P.C.
-Sube la factura de la luz cuya lectura se acumula por lecturas estimadas.
-Sube el gas y no va en globo.
-Suben las tarifas telefónicas…Menos mal que existe Skype.
-Bajan los sueldos.
-Las hipotecas pasan revista al alza.
-La jubilación nos llegará sin edad para trabajar.
-Horroriza oír a Rajoy.
-Da miedo ZP.
-Fdez. de La Vega sigue teniendo mala cara.
-Aumentan las tetas y los labios de silicona.
-Los terroristas dicen que se van, pero se quedan.
-Secuestran a una trabajadora en el cajero del banco.
-Los jueces que nos defienden se sientan en el banquillo.
-Los ladrones dicen que no han robado y se guardan el parné.
-Sigue la especulación de todo lo que especula.
-Las floklóricas ya no son lo que eran.
-Los Raperos llevan razón.
-Los malos tardan en morirse.
-Muchos muertos un fin de semana.
-Algunas fuerzas de orden público se arman de poder y no ordenan al público.
….
¡¡Bastaaa¡¡ Por hoy, ya me he asustado bastante Tengo la piel como escarpias, la camisa no me llega al cuerpo…Me voy al trabajo pisando fuerte para que no tropiecen los tacones con el miedo y, como un rezo silenciado, un deseo insatisfecho, una rogativa al cosmos, una mirada al cielo, un…no se qué que me recorre por dentro…musito bajito…

Virgencica, que me quede como estoy…mientras espero buenas noticias.




lunes, 1 de noviembre de 2010

EROS Y TÁNATOS.


"El hombre es co-sustancial con la muerte, después de todo desde que nace lleva una calavera adentro" - 

Jorge Drake.

El hecho brutal de la muerte niega de una vez por todas la posible realidad de una existencia no represiva. Porque la muerte es la negación final del tiempo y "el placer quiere la eternidad".

Herbert Marcuse.


En el aniversario de la muerte, las celebraciones deben hacerse a los recuerdos que no se entierran. Hay que sentir el olor que despide la tierra donde grabaron sus pisadas, el viento que se lleva las flores de las sepulturas, el calor que pone el sol a la fría soledad que dejaron...
Y yo imagino, que mis muertos que no se fueron y mis vivos que están, quieren seguir a mi lado…Y hay que celebrar la Vida, más aún que la Muerte..


Hay vivos que se cogen de mi mano, de otros sólo oigo su voz. A algunos les hablo bajito entre la distancia y el deseo de acercarme a su boca llena de dulzura y besos…De muchos sólo recibo su aliento entre las palabras que me saludan y los besos que  escriben los dedos…Pero son mis vivos…y quiero seguir entre ellos.


Por eso nunca les diré adiós, aunque se me abra una herida por no tenerles a mi lado, pero siempre les enviaré una rosa a través de un beso cada día que lanzaré al aire, donde se encuentran, Y nos uniremos cuando ellos me devuelvan una caricia hecha de viento.

Y no quiero olvidarles; a mis muertos por lo que me dieron, a los vivos por lo que me dan…Porque quien nada me da, no está vivo ni muerto…solo es alguien que está vagando como vagan algunos muertos, porque entre mis vivos no se supieron quedar.






miércoles, 27 de octubre de 2010

LA HISTORIA DE JALOGÜEN.


Es lo que tiene el Bosque Animado, que se anima. Y no, no es porque haya ánimas, que las habrá, como en ese Bosque donde la Santa Campaña se daba vueltas entre eucaliptus con el caldero en la mano conteniendo la energía femenina: sentimientos, inconsciente, receptividad, intuición...Y, es posible que algún Ánima salga por este Bosque antes de tiempo y se quede agazapada hasta que pase la fiesta de las ánimas poco animadas, que está a punto de llegar. Pero lo que ahora me mueve es la Historia y la verdadera causa que yo he descubierto conmigo misma en mis múltiples periplos junto a la imaginación, y para entregar al mundo, lo que aún puede desconocerse fuera de este  animado y cuasi mágico lugar.  

En La Mancha, Jalogüen es lo que es, por mucho que queramos imitar al Halloween importado, tal y como se importan las cosas que son importadas, que, en realidad es lo que menos importa, porque en el importar y en el exportar, puede estar la ganancia. 
Investigando entre fuentes que pueden ser más o menos fidedignas porque sólo puedo echar mano de lo que más a mano tengo, y ya que la edad y la sapiencia  aún me son insuficientes para saber todo lo que aún desconozco, compruebo que, parece ser que hubo una época llamada A.C.  y cuando pasó un tiempo prudencial se convirtió en D.C.

Entonces fue que los que seguían más que otros la Era D.C. eran unos señores gordos que vestían túnicas y se tocaban la cabeza con unos gorritos muy finos, rojos carmesí, que sabían que unos tunantes más cabezones que ellos  adoraban a un tal Samhain que debía ser de la india o alrededores, porque echaba humo por las orejas y olía a azufre…Entonces viendo los del gorrito y la panza gorda que  los otros tenían un día al año, concretamente el 31 de octubre, más gente que se lo pasaba pipa vistiendo de negro, tocándose las testas con gorros más altos y de ala ancha, que usaban escobas de palma para trasladarse, (nada de papamóviles ni menudencias de esas), amén de esas calabazas iluminadas de sonrisa  histriónica con las que engalanaban las ganas de pasárselo bien, y pensando que se les podía ir toda la clientela que ellos habían conseguido llevarse al huerto, asustándoles con que, si comían carne en cuaresma se irían con Samhain, y si no pagaban la gula y hacían el amor a carnes descubiertas, les saldría un grano en la punta de la nariz y  se achicharrarían en las calderas de Pedro Botero…y muchas más salvajadas de asustar mucho. Y, comprendiendo que ellos mismos le hacían publicidad gratuita, se les ocurrió que esa fiesta tan despendolada de lujuria y frenesí, podía  pasar a cristianizarse en un afán de ganar adeptos para la causa promovida por los de los gorritos carmesí, ya que sólo tenían que esperar nada y menos en que terminaran las calabazas de asustar para que los aburridos cristianos pudieran  celebrar  que todos los muertos tienen su sambenito, por lo que decidieron que el día 1 de noviembre fuera el día que se celebraría que los muertos estaban muertos y vagando aún en busca de un sosegarse desde la cadavérica posición que ostentaban, y que los vivos les llevaran flores a las tumbas ya que en vida no se dignaron llevárselas y mucho menos de gastarse un dineral en flores para los abuelos, los tíos, los padres quejosos ni el vecino del quinto…¡Ah¡ pero es que muertos ya es otra cosa y se vuelven buenos a los que antes eran como la quina. 

Así fue como se acordó que a los muertos se les llevara flores al menos una vez al año todos los años.  Más que nada porque no iban a ser menos que los de las escobas y calabazas que, en muchos lugares del mundo de vivos y muertos, hasta les obsequian con dulces viandas y esas cosas que les  gustaron en vida para que no echen en falta que ya no comen, ni retozan por haber perdido el movimiento corpóreo. Total, que así fue como pasamos a pasarlo pipa  (valga la redundancia) entre un 31 de octubre y el 1 de noviembre, para llegar al día 2 “diosmediante” en que sería el día de las Ánimas, que no se llaman así por tener el ánimo subido, que va, sino porque  tienen un purgar de alma que no se sabe por cuanto tiempo les durará, y aunque a su costa nos queramos igualar a las brujas y brujos de siempre,  nos queda mucho penar que recorrer.  

Indagando entre mis indagaciones, descubro, aún sin saber inglés, que en Inglaterra, donde antes vislumbraron el problema que solucionaron muy avenidamente los unos y los otros, la fiesta  se denominó como "All Hallow Day", y a la noche anterior se le llamó "All Hallow Even". Con las ya conocidas contracciones, tan acostumbradas en el Inglés, esto pasó a ser "All Hallow E'en" y, finalmente, "Halloween". Pero claro, nadie contaba con que, en La Mancha del Quijote, muy importante a tener en cuenta en la Historia D.C. la cosa no iba a ser tan fácil de mentar. 

Por lo de las calabazas aquí en tierra de Cucurbitáceas, no iba a suponer ningún problema…Días próximos a la cristianizada fiesta se salía a la huerta y la más gorda se apartaba y se le dejaba a los críos para que, a la salida de la escuela, y una vez que la mujer del marido le había vaciado por dentro, les trazaran ojos y una boca desdentada y,  recortadas con una navaja de Albacete, se las pusieran en las cabezas para que no se les enfriaran las ideas, y pudieran formar parte de la fiesta tan pagana de escobas voladoras y ritos de Samhain & Cia. 
La flor dedicada a los muertos de toda la vida, el Crisantemo, ya parecía poca cosa para tan alta tradición de unión ente los Celtas que se resignaban a desaparecer del todo, y los Manchegos, amén de todos los paganos y cristianos  del mundo que se unían a la movida que tanta tradición tuviere incluso en los Estados Unidos, toda vez que, si están unidos, es mejor que si están cada uno por su sitio… Y así fue como en la Tierra noble del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha, la fiesta grande pasó a ser Jalogüen, que, en román paladino, viene a decir lo mismo que  para los ingleses de England más los de EE.UU. y sabiéndose también de buena tinta que de ¡¡ee.uu..¡¡  se deriva esa forma tan conocida de asustar...¡¡¡uuuhhh¡¡¡. 

Y así la cosa fue pasando de castaño a oscuro. Pues no importaba el dispendio económico ni que el muerto en vida no hubiera tenido flor que llevarse al ojal. Lo importante ahora era quedar bien con el fenecido al que se le recordaba su penar, fuera rico o pobre, bueno o malo. La muerte parece que aún es la misma para todos, por tanto, a poner cuantas más flores y de las mejores, que el 1 de noviembre no es una tontería y estando emparentada con Jalogüen, menos. 

Las tumbas y nichos fueron llenándose de rosas, jazmines, gladiolos, claveles reventones, camelias y hasta orquídeas y tulipanes en cantidades cuasi industriales …¿Qué pobreza es eso de llevar Crisantemos a quien nunca se le llevó una Margarita de la huerta?...nada, nada…Lo ideal para presumir son las flores menos mortales y, por tanto, las más caras, que para eso le echan cara los floristas al tema…¿No se quiere vacilar?, pues a tocar la cartera, sin vacilar…Y así fue también como se inventó la usura para estos eventos y otras celebraciones nacionales o de importación. 

Pero no importa, las tumbas deben competir, los nichos equipararse y el vecino del primero no puede tener mejor muerto adornado que el del rellano…Y se echa la casa por la ventana, que en pasando Jalogüen y el Día de Difuntos o de Todos los Santos,  pues si hay que atarse el cinturón con esto de la crisis, se ata, pero las Ánimas  pueden subir más floreados un escalafón para dejar de penar, aunque desde su pena comprueban que no está la vida para morirse de risa.

viernes, 8 de octubre de 2010

DULCINEA.


Cansada de pasear por los caminos lúgubres de los conflictos, y ver cosas que no quería, un día decidí salir de casa con los ojos cerrados para imaginar tan sólo los motivos que por la calle pasaran. El castañazo fue de órdago; pues los pies se trastabillaron, las paredes rasparon mi nariz y las aceras dibujaron un siete en mi recortada falda. Cuando el asfalto había teñido de pisadas mis codos y la camisa descubrió los senos sonrosados y redondos, los botones cruzaron la calle al tiempo que una moto su paseo frenaba para no dibujar sus huellas en mi orgullo ni en el bolso.

La señora que tiraba de la cadena de su perrito y sujetaba a la vez un helado de frambuesa, me miró con cara de pachona y mostrando su desdentada boca  lanzo sus exabruptos  contra el ciclista que, desviándose del cuerpo que  en cuclillas se doblegaba, dibujaba espirales para no pasar por encima de mis ganas de que la tierra me tragara.

De pronto, un quijote me tendió su mano firme y tibia clavando sus cansados ojos en el escote de mi blusa, y yo, tímida y sonrojada, desvié la mano de rasguños aferrándome al ojal que yacía deshilado.
Me izó del adoquín, me tendió un pañuelo y haciéndome un mohín, mirando hacia la baldosa, comenzó con voz pastosa un poema para mí.

Mujer de blusa desfilachada
con dos naranjitas rosas
que asoman sin decir nada
pero danzan escandalosas.

Oh¡ no aparezcas botón
ni venga la aguja al hilo
ni a poner en el pezón
un  anudado pañuelo. 

Ante tal bello poema, yo sonrojé mi faz y alzándome en los tacones le espeté sin dudar un beso en sus barbas, luengas y despeinadas.

Él me miró asombrado, y atusándose las canas me lanzó unas palabras maceradas en el jugo de su verbo derramado.

Oh¡ desparramada señora¡ ¿que hacía en la plaza sin botones en la blusa y con la falda rasgada?

Yo, entornando los ojos de la avergonzada cara y moviendo las pestañas le miré sin doblegarlas.

¡Ah de mi¡ que me he caído de un guindo. Pensé que podría caminar sin ver  en la cara de la gente la pesadumbre enraizada. La huellas de los lamentos de la vecina enfadada. El color de la ira en los ojos que se clavan como dagas. Al mendigo que se mueve con el vino entre sus ansias. Al niño que descalabra con la ignorancia  que lanza…

Y…

No sigas, mujer…que aquí vengo a rescatarte de esas tristes caras y escupidas  palabras. Te subiré a mi montura y  galoparé por los campos y las playas, las montañas, las praderas y las huertas sembradas. Te compraré un vestido que puedas mover con gracia y cuando te sientas cansada podrás cogerte a la capa de su falda para remontar el vuelo por los cielos de La Mancha,  y me verás en las nubes rebuscando en mis alforjas para lanzar  a la tierra palabras que no cueste doblegarlas.
¡Anda, sube, y vayamos en busca de esas que tu no quieres que sean gritadas. Y dibujemos sonrisas en las caras enfadadas…
Y, ¿me permites que te llame como a una enamorada que tuve mientras soñaba y loco me llamaban?

Asentí dubitativa y  le oí  mientras galopaba ¡¡Dulcineaaaa…Dulcineaaa¡¡

Mis ojos se abrían lentamente mientras se desperezaba la mañana.

jueves, 9 de septiembre de 2010

PEDIGÜEÑOS SIN HAMBRE.


Ayer quise hacer –otra vez más- una pequeña obra buena…-Y a la obra no me refiero a la que me lleva de cabeza ya casi dos años (por no contar    los seis o siete anteriores) entre cemento y ladrillos del dos…

Fui al super…Somos pocos en casa, pero consumimos como pocos…porque no somos muchos, claro. Pero aún no se ha vaciado la despensa cuando ya hay que llenarla. Es lo que tiene tener que comer. Si ya lo digo yo continuamente: a mí me gustaría haber venido al mundo de chuletas y frenesí, sin tener que alimentarme. Si acaso sólo de amor, que es lo que más quita el hambre y menos engorda…¡ vamos, digo yo¡ Pero eso de tener que estirarle el pescuezo al pollo electrocutado…o a la gallina de corral, que ya no se ven, de tan industriales que se crían, pinchadas de hormonas en  lo que siempre fue cuello. O, al pobre cordero con lo monísimo que queda junto al Norit de toda la vida, que lava más blanco que ninguno…O, al conejo, que me lo tengo prohíbido por una cuestión de juegos de niña entre las conejeras. Y, esos huevos de granja porcina... Por no hablar de los cerdos de  sinuosos andares criados en menos de lo que canta el chulo del gallo de cresta doblegada…Y, para qué seguir…si ya saben mis queridos lectores, conocidos y los que aún no he llegado a conocer, lo que se vende en el super. Además de mis queridísimas verduras, algunas con eróticas y verdes formas y otras con el color del deseo rojo pimiento…Y, esas frutas…ummm¡¡¡se me está haciendo la boca agua, y no tengo pera de idem que me la quite…

Mientras bebo un trago de agua, -que dicen que por la noche es más diurética que de día-…aunque yo creo que no, porque el agua, cuando se bebe y llega dentro, no sabe que hora es por fuera…Pero bueno, eso lo sabrá mejor mi amiga la médica…sigo con mi relato verídico...que ya se me ha ido el santo al cielo...con eso de ir y venir de una idea a otra, mientras recuerdo que sólo he tomado un yogur porque no quiero recuperar el kilo y cuarta que perdí con eso de los J. Florales…

Que, eso...ayer fui al super…y, mientras arrastraba el carro de la compra con el euro para desengancharlo y luego engancharlo…pensaba dárselo, el euro, no el carro, -que ese ya se lo llevan algunas y ya no lo devuelven, y siempre se ve por ahí un carro de super en cualquier esquina sin el euro dentro- a la indigente que estaba pidiendo a mano tendida en la puerta…Creía que sólo tenía una pierna y nada que llevarse al galillo. Creía que la mugre, era producto de su indigencia, no de que fuera algo guarrilla. Creía que, una vez más, la desigualdad pasea por el mismo boulevard. Creía que, ya que soy hija de mi madre, tengo que seguir haciendo lo que hacía mi abuela…En fin, creía que, si le daba el euro a la pedigüeña, que sacaría del carro del super al que fui a hacer la compra para llenar la despensa y las carnes, podría, una vez más, tener un gesto de niña buena, y la pedigüeña podría, con otros gestos similares, llenarse la barriga, al menos ese día.

Ahí iba yo, con el euro en la mano para entregárselo, cuando a la indigente de la mano tendida, le suena el móvil…No sé si a quién le efectuó la llamada le contestó en búlgaro, rumano, checo, ruso o arameo…pero estiró la pierna encogida, se metió la mano en el bolsillo y sacó unos cuantos billetes y monedas de euro…para contarlos. Mientras a mí se me  quedaban los ojos haciendo chiribitas y la boca, esa que es mejor cerrar para que no entren moscas o salgan palabras indebidas, boquiabierta.

Era, como no, una  ¿indigente? más de las miles que forman parte de una red muy bien organizada, que se pasan por tullidos, desmayados y olvidados de Dios, para tocar, aparte de la cartera, la moral de quienes, de vez en cuando, nos toca la moral, la indigencia callejera.

Cargué el coche con las necesidades culinarias y no sentí ni la más mínima pena cuando me guardé  la moneda en el monedero.

Con ella me puedo comprar algo en las tiendas de casi nada a euro…

martes, 31 de agosto de 2010

NENA, TÚ CUMPLES (Una oda a la tontería)






Cumplir años es un don
Pues es la vida que dura
no me daré un coscorrón
por hacerme más madura.

Si años no se cumplieran
sería mala señal
la parca nos llevaría
clavándonos un puñal.

Yo celebro cada año
El que me tocó tener
y un traje grande me apaño
para poder en él caber.

No me estiro la cara
ni  me agrando las tetas 
porque no sale barata
fingir que se está tiesa.

Luego todo se descuelga
y si no te apuntalas
se van las carnes de huelga
pero a eso no le doy vueltas.

Cumplir años es genial
si no sería un fracaso
no quiero ser animal
y sentir que hice el ganso.

Requetecontenta estoy
por vivir lo que he vivido 
y celebraré lo sentido
hasta que pueda, ¡¡caray¡¡

Que mis seguidores de prosa y sentimiento no me tiren de las letras...Hoy me toca el humor, que lo disfruto a raudales y, porque es mi cumpleaños.

Me voy a tomar un vino con unas tapas para que los taninos me hagan el cutis fino. 


Aquí queda esta oda, y algunas de mis lectoras se acordarán que en otros tiempos rimábamos como lobas, dispuestas a devorar lo que se nos pusiera por delante y si se descuida alguien, hasta el mundo... por montera.


No digo los que cumplo porque no sería buen tino, es mejor que cada quien se imagine que, tras el sombrero, estoy de buen ver...y me queda salero.



















martes, 24 de agosto de 2010

POEMAS Y PALABRAS



El día 21 de agosto de 2010 ya pasó a la historia de las palabras, junto a  voces que tenían mucho que decir.

Los Juegos Florales gustaron especialmente. Estuvieron dedicados al Centenario de Miguel Hernández. Emotivos y sentidos, entre esos poemas narrados por la maravillosa voz de Raquel, una mujer comprometida con las palabras y enamorada de la poesía del Poeta de Orihuela.

La presentadora, una  mujer que pone sentimiento desde la lírica.

Los poetas, ganadores de esta XXXII edición. 

Y yo…La mantenedora...la que lía y relía con las palabras...que para eso son...también.


http://descargas.radiotobarra.com/actualidad/xxxiijuegosflorales.mp3

viernes, 13 de agosto de 2010

JUEGOS FLORALES.




Ni en mis mejores sueños me lo hubiera imaginado.

Desde mi niñez, cuando los años de la inocencia eran inventos y juegos  y  la Luna llamaba poderosamente mi atención porque siempre me decía mi abuela que ella se había tragado a un hombre con su burro y un haz de leña, y yo decidí escribirles una carta porque quería ir a verlos de cerca, y me deshojaba mirando cada noche cuando ella, majestuosa y brillante, asomaba por el cielo, no me podía imaginar, que un día yo sería portadora de palabras de la mano de la prosa, para entregarlas…

Me descubrí un buen día escribiendo sin parar. Escribía de noche, cuanto todo dormía, excepto mi musa temprana de niña silenciosa. Hasta me escondía en la alacena con olor a pan y magdalenas. Me sentaba en una sillita de anea y, sin hacer ruido, me ponía en las rodillas la cuadriculada libreta de la escuela y sacaba punta al lápiz para comenzar con finos trazos y acabar engordando las letras que no podía parar…

Descubrí que no sabía escribir, porque no encontraba nunca el final para mi cuento que había comenzado con…-"Soy pequeña aún"... Porque me enrollaba tanto, yendo con la imaginación a todas partes, inventándome  profesiones sin parar, incluso vendiendo en la tienda imaginaria de ultramarinos que abrí, donde todos compraban pero nadie pagaba, (como una premonición de los tiempos en crisis) y todo, para tener una excusa para apuntar en la libreta el debe y el haber del negocio…Donde a cada vecina le anotaba que me debía la compra diaria…en un afán continuo de intentar, escribir, escribir y escribir…

Crecí y por mucho tiempo quedé varada en la orilla de las palabras. Y ni era capaz de leer. Hasta que el tiempo, en ese inexorable caminar, deja las cosas en su sitio y a nosotros con las cosas. Y retomé mi pasión por la lectura. Por perderme entre viajes y personajes. Dejé volar mi imaginación que se llevó el aburrimiento de muchos días y el ruido de tantos…Y volví a ser la niña silenciosa para oírme. Le puse voz a los días, recuerdos a mis años y emoción a lo que pasa a nuestro lado.

He escrito cosas para guardarlas. Relatos para este mundo de contar que convertí en mi particular Bosque Animado y, otros, para entregar a personas que se reflejaban en ellos y despiertan sentimientos dormidos…Y, ahora, dentro de unos días, seré la tercera mujer,  (frente a 29 hombres) en XXXII años  Mantenedora de los Juegos Florales, y la primera de mi pueblo, (todo un honor)...Un lugar de la Mancha de cuyo nombre yo si puedo y debo acordarme…Tobarra.

Ya tengo escrito lo que les diré a esas personas que sienten amor de letra y verso. Pero, sobre todo,  sé que les hablaré habiendo puesto el corazón en mis palabras.


viernes, 16 de julio de 2010

CARMEN: JARDIN Y VERSO

Carmen = Cárminis = Poema, música, canto, jardín y huerto.


Carmina vel caelo possunt deducere lunnam. = “La poesía puede hacer bajar del cielo a la luna”.



¿Como llamaremos a la niña?, preguntaba la madre exhausta mientras le ataban el cordón umbilical a la diminuta y morena figurita que no dejaba de llorar.

- María del Carmen, no se puede llamar de otra manera. Decía la abuela mientras al minuto de vida fuera del vientre ya le depositaban en sus manos tres escasos kilos de lloroso cuerpecito envuelto en paños blancos rematados de picunela.

-Vale, mama. Me gusta el nombre y así cumplimos con sus dos tías, hermanas por parte del padre y de la madre.

-¿Que dirá su padre.?  Balbucía la abuela mientras el último día de agosto despuntaba caluroso pese a no haber salido aún el primer rayo de sol porque era la madrugada quién saludaba entre la cuna.

-No dirá nada. Estoy segura.


Cómo pasa el tiempo. Pero a diferencia de los años, el nombre no se encanece. Ni pierde tersura. Tampoco dejan de brillar los ojos ni la risa saluda desdentada. Él luce inalterable, eterno…Sobreviviendo al cuerpo al que identificó para llamarlo.

Decía el poeta “Pienso que mi nombre es mi ser y que no soy sino mi nombre”…

Y yo, pese a que dicen que mi nombre significa poema y canto, no nací poeta, pero llevo un poeta dentro que canta versos a escondidas. Que escribe con el alma que no entiende de reglas de escritura, sino de palabras dictadas por el alma.

Por eso, aquí estoy, contando lo que el alma escribe en mi nombre.

Carmen = Poema y Canto. Jardín y Huerto.







Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores