martes, 19 de julio de 2011

SOÑANDO-TE.



Caen los minutos resbaladizos

por la noche clara dibujada de luna.

Las horas acompasadas del reloj despierto,

resuenan entre el silencio amordazado de los grillos.

El arrullo de tu voz se cuela por las sábanas,

se acomodan a mi piel como guante de seda; y te respiro.

Las sombras de fuera se agigantan

dibujando palabras en el aire.

Y son ellas, las que ponen en mi boca el sabor de la tuya,

para saber a que saben los besos de la espera.

Se desgrana el calendario

como hojas de otoño que renuevan primaveras.

Y así, a pasos lentos, caminamos,

haciéndonos amantes nuevos en la prisa postergada.

Mientras se desperezan los sueños

despierto preguntando a la almohada,

cuantos amaneceres aún te debo.



Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores