lunes, 24 de junio de 2013

NOCHE MÁGICA.

 

Dicen que hoy es un día de mágica noche en la que la Luna es más grande que otras veces y brilla como un sol lejano. Quizá sea verdad que pidiendo deseos y saltando una hoguera, lo peor cambie y consigamos hacer realidad los sueños...No sé; pero hoy recuerdo especialmente que, cuando hace ya muchas lunas yo vivía en la edad de la inocencia, le escribí a la Luna de mis Sueños; porque yo era una niña buena que quería ir hasta su casa y llevarle un trozo de pan y una jícara de chocolate al anciano que ella se había tragado junto a su burro y un haz de leña… Así fue que preparé un atillo donde metí también unas florecillas secas. Salí corriendo de casa hasta que los zapatos de charol negro se llenaron de agua y barro de un charco cercano…En él se reflejaba la Luna y creí haber llegado…Le entregué mis regalos que nadaron un rato con el vaivén del viento; se ondulaba el agua y vibraba la noche clara reflejándose también la niñez de mi cara y los rizos negros en el fondo de la charca. Extendí la mano queriendo acariciar los ojos de la Luna sin pestañas, pero todo se deshizo como agua entre los dedos: el pan, el chocolate y mis ansias…Aunque nunca se tragó el desengaño la magia; ni la ilusión que me produce inventar historias, sea en San Juan o una noche de tantas…
 
 

4 comentarios:

Roberto Learsi dijo...

Aunque no comparto esa tradición en esa noche. Siento que hace muy poco tiempo, antes que la luna fuera ollada por el hombre, aún encerraba un misterio profundo y mágico. Tantas veces ha sido compañera de los solitarios e inspiración de los poetas. Como ahora, en esta creación, magistralmente descripta.(como siempre)
Tu pluma continúa teniendo la magia de la inosencia, y la puresa de tu corazón.
Roberto

marisa moreno dijo...

Hola, Carmen guapa!!
Tú haciendo esta entrada tuya magistral (como todas, jeeje) y yo quitándome la vesícula.
Vuelvo por mis fueros después de días de dolores, físicos y psíquicos, del corazón por la pérdida final de mi tío, pero prometo que ya todo volverá a ser como antes. De hecho hoy ya sentí ganas de ver tu blog e incluso de poner algo en el mío, tan desangelado.
Un fortísimo achuchón, reina mora!

Carmen dijo...

Querido Roberto; gracias por pasear por el Bosque de Luna Clara.

Siempre animando a mis palabrasy animando a seguir buceando en la inocencia.

Un abrazo.


Carmen dijo...

Querida Marisa. Siento lo de tu tío pero ya está cumplido un tiempo de vida...Descansará en paz.
Y en cuanto a tu vesícula, pues me alegro que peses menos y rindas más... (lo digo por tu vuelta) Se te echaba de menos, y porque todo haya ido bien.

Nos escribimos por donde sea.

Besos.

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores