jueves, 31 de mayo de 2012

EN BLANCO.


Hacía tiempo que se había quedado suspendida en el vacío del silencio. Ni una letra era hoyada por el peso de la piel desnuda de sus manos.

Hoy, por fin, se ha puesto las zapatillas de andar por casa. Las que amortiguan el ruido de las pisadas para no molestar al silencio,  y sube al desván de su memoria. Desanda el espacio largo de los días hasta encontrarse con ellos; los habitantes escondidos en los entresijos de las ideas.

Cierra la puerta tras el miedo blanco de su mente y se enfrenta al papel. Poco a poco, los fantasmas negros de la noche se disuelven como humo entre los dedos quietos y dibujan siluetas en el aire de palabras rotas.



6 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué introducción tan poética, tan preciosa para anunciarnos tu vuelta del pequeño letargo... sí, niña, el arte también necesita descansar para volver más creador.
Lo que acabo de leer tiene un intimismo tan grande, tanta fuerza lírica, que me he metido en tu mundo y me he sentido parte de él.
Pero qué bien escribes, chiquilla...

Un fuerte abrazo,

Lola.

Anónimo dijo...

Maximiliano Brasla

Me encanto tu blog!

http://transitandorecuerdos.blogspot.com/

Si quieres entra es un blog mío en donde escribo, y quisiera saber tu opinion. Desde ya muchas gracias.

Nueva sección en Transitando Recuerdos: ¡Exprésate!”

Marmopi dijo...

Jo, guapa, qué manera tan bella de decir las cosas tienes. Me encanta!

Un besote

Carmen dijo...

Muchas gracias a los tres.

A veces la mente es bueno que quede en blanco para hacer salir a la luz recuerdos que quedaron ocultos por la memoria. Otras, deja tiempo para pensar, y la mayoría de las veces obliga a guardar silencio que, bien pensado, es bueno para las ideas...

De ahí que yo vuelva a la carga cada vez que la mente no se queda en blanco.

Abrazos.

Roberto Learsi dijo...

¡Que bien!!!

Siempre me gusta lo que escribis... pero veo, que no soy el único que por momentos (los mios un poco largos) se alejan de las letras, antes que las letras se alejen de nosotros
Roberto

Carmen dijo...

Roberto, que te haces caro de ver por el Bosque es perdonable, porque pronto darás un paseo por la vida real y eso es de lo mejor.

Un abrazo y nos vemos pronto.

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores