miércoles, 20 de abril de 2011

DIAS DE RUIDO Y FE.

El Bosque se llena de  otro ruido y se viste de malva.

Fuera es Semana Santa.

Los pinos se mecen al compás de las horquillas y los hombres cargan a hombros su fe.

Al mismo tiempo, el tambor acerca su piel a la piel, y es cuerpo y deseo fundidos en caricias y palabras que callan para que sólo hable él,

Todo es Semana Santa.

104 horas de ruido no entorpecen el peso del silencio  arrastrado en la Cruz.

Es el tiempo de que las emociones salgan a la calle. Y yo, con ellas.

A la vuelta, el Bosque seguirá vestido de verde y oro. Pero ahora la Pasión está ahí, a la vuelta de la esquina.

Por ahí estaré...por si me encuentro con ella: Tu pasión y la mía.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores