viernes, 4 de febrero de 2011

LOS BOSQUES, PARA LAS PERSONAS.



No es por casualidad que este lugar sea un Bosque. Y menos que lo sea Animado.

Siempre es bueno entrar a este espacio abierto de la Naturaleza donde el don que se nos da, no cuesta nada, y, por contra, nos aporta grandes beneficios.

Nos pasamos la gran parte de la vida entre asfalto. Con la rabia  entre las venas y la prisa en el reloj. Ya ni un año parece un año, sino como mucho, la mitad. Vamos galopando entre adoquines y queriendo dormir mucho para sufrir menos.

No lo dudéis. Entrar a los bosques.  Ellos tienen lo que andáis buscando. Y son tan agradecidos, que bien se merecen que nuestros pasos se claven en la tierra y los pulmones respiren el aroma de la vida entre sus ramas.

Este bosque os anima a que no os quedeis plantados. Salir de la rutina y adentraros en la magia del lugar...Aunque recordar: No le pidáis peras al olmo.

Os dejo lo que, fuera del bosque y para el bosque, me acabo de encontrar.

Este miércoles 2 de febrero, en la sede de Naciones Unidas, a las 9:30 a.m. hora local de Nueva York, se hizo el lanzamiento y proclamación oficial, del Año Internacional de los Bosques, declarado por la ONU, como un reconocimiento a estos ecosistemas y su ordenación sostenible al contribuir en el desarrollo, erradicación de la pobreza.

Desde el año 1985 no se dedicaba un año a los bosques. En aquella edición fue promulgado por el Consejo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), organismo que en esa época llamó la atención de los estados miembros, para tomar conciencia sobre la necesidad de proteger los bosques.

En nuestro mundo, habitado por casi siete mil millones de personas, los bosques representan más del 30 por ciento del territorio y contienen el 80 por ciento de la biodiversidad del planeta. Pero pierden al año trece millones de hectáreas, es decir una superficie equivalente a la cuarta parte de la península ibérica.

Las causas que señalan los expertos son todas provocadas por los seres humanos: sobreexplotación y tala ilegal, la conversión a tierras agrícolas y ganaderas, recolección insostenible de madera, gestión inadecuada de la tierra, creación de asentamientos humanos, explotaciones mineras y petrolíferas o la construcción de embalses y carreteras, y no puede faltar el “aporte” criollo, el funesto reemplazo de bosques, por sembrados de coca…entre otras.

Por ello, el lema elegido para la campaña es "Los bosques, para las personas", con el objetivo de resaltar el papel fundamental de los seres humanos en la protección de los bosques, hogar de 300 millones de personas en el mundo, especialmente pueblos indígenas que están también amenazados.

El logo que distingue Al año Internacional del Bosque, contiene una serie de íconos que nos recuerdan la importancia del bosque e igual tiene como elemento central al hombre... el mismo que se beneficia del bosque, de cada uno de sus árboles, el mismo que los destruye o él mismo que los conserva.

¿Ud. como se clasifica, de los que se beneficia del bosque y no aporta ni cuida, o aquellos que se beneficia pero hace cuanto esté a su alcance para minimizar el impacto que como seres humanos le imponemos a la naturaleza?

Entre algunas de las actividades conmemorativas del Año Internacional de los Bosques figura el intercambio de conocimientos sobre estrategias prácticas que favorezcan la ordenación forestal sostenible y el retroceso de la deforestación y la degradación de los bosques. Con objeto de facilitar la organización de estas actividades, se alienta a los gobiernos a que establezcan comités nacionales y centros de coordinación en sus países respectivos, y a que aúnen sus esfuerzos a los de organizaciones regionales e internacionales y las obviamente a organizaciones de la sociedad civil.

Los árboles son vida, y propician la misma desde pequeños microorganismos, curiosos insectos, aves, mamíferos. reptiles y desde luego para el mismo hombre, al punto de mejorar la calidad de aire.

Que el año Internacional de los Bosques no se quede en un decreto o una campaña. Lo más importante es que todos y cada uno de los seres humanos, tomemos conciencia del acelerado y creciente daño que estamos haciendo al planeta y por ende a nosotros mismos, hay muchas formas de colaborar y de ser más amigables con el medio ambiente.

Evitar el abuso y desperdicio del agua, racionalizar el uso del papel y cartón, que en todas sus formas, presentaciones representa o equivale a muchos árboles talados, evitar las quemas y fogatas innecesarias, que son precursoras de los terribles incendios forestales, reciclar, hacer un correcto manejo de basuras y desechos, todos sin excepción podemos aportar desde casa, desde la oficina, desde colegios y universidades, desde la calle.

Si aún no has sembrado un árbol…. por lo menos ¡No lo destruyas.

Escrito por Jhon García Fitzgerald. Ensoyperiodista.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores