martes, 19 de julio de 2011

SOÑANDO-TE.



Caen los minutos resbaladizos

por la noche clara dibujada de luna.

Las horas acompasadas del reloj despierto,

resuenan entre el silencio amordazado de los grillos.

El arrullo de tu voz se cuela por las sábanas,

se acomodan a mi piel como guante de seda; y te respiro.

Las sombras de fuera se agigantan

dibujando palabras en el aire.

Y son ellas, las que ponen en mi boca el sabor de la tuya,

para saber a que saben los besos de la espera.

Se desgrana el calendario

como hojas de otoño que renuevan primaveras.

Y así, a pasos lentos, caminamos,

haciéndonos amantes nuevos en la prisa postergada.

Mientras se desperezan los sueños

despierto preguntando a la almohada,

cuantos amaneceres aún te debo.



14 comentarios:

Roberto Learsi dijo...

G E N I A L!!!
Eres una verdadera poetisa que escribe en prosa... tu pluma, liviana y hermosa, me transporta hacia sensaciones enteramente placenteras... aún en la dolorosa espera, del amor lejano..
Roberto

Anónimo dijo...

¡¡¡PRECIOOSOOO!!!
Coincido en todo con Roberto Learsi.
Hoy has dejado la prosa por la poesía y este poema tan sensual me ha encantado.
Carmen, envidio tu talento.

Un fortísimo abrazo,

Lola.

Jorge Drake dijo...

Que linda poesía Lara. Las palabras flotan como humo inteligente, que descubre sueños y sentimientos visualmente... !Me encantó! (aplausos).

Lara dijo...

Ah, Roberto, cúanto me has ayudado tú también en este mágico mundo de contar. Siempre fuiste esa persona, -de las que por suerte, tengo un buén manojo- en apoyarme en las dudas cuando comenzaba a dejar por aquí o allá mis relatos.

Gracias por pasar aún sabiendo lo que te cuesta a veces llegar.Y, sobre todo, me alegra saber que te gusta y de una forma u otra, viajas a sitios placenteros.

Un abrazo.

Lara dijo...

Lolita, guapa. Verás que le he cambiado el estilo descriptivo a mi nueva sensación prosista. Si ya me lo calificas de poema, pues le doy forma de poesía...
¡Me vais a sacar ducha en la materia, ya lo verás¡
Pero no me envidies. Sólo sigue sintiendo. Es la mejor forma de que me pueda yo"engrandecer", mientras sigo aprendiendo.

Un abrazo grandote. Como tú.

Lara dijo...

Y a tí, querido Jorge. ¿Te he dicho ya todo lo que me has ayudado?
Has ido puliéndome en esos errores que, en verdad, no sabía bien descrubrir porque, siempre lo digo; manejo más y mejor la emoción, que las reglas de la escritura. Pero ya verás, ya, cuando esté en los escaparates de las mejores librerías del País y parte del extranjero...(risas).
Si un Poeta me dice que he hecho un Poema, ya no tengo dudas; puedo hacer Poesía...Poco a poco, claro.
Gracias por todo,
Un abrazo grande.

Roberto Learsi dijo...

No siempre te dejo mensajes, pero, siempre te leo, porque entrar en detalles es literalmente romper con lo que tendría de mágico el silencio bien intencionado...
Donde, el peso de lo no expresado tiene el doble de efecto sobre aquellas personas que saben leer entre el silencio y los pensamientos
Roberto

Marmopi dijo...

¡Qué fácil lo haces todo!
¡Qué fácil y qué bello, Lara!
Un poema magnífico. Muchas gracias por dejarnos conocerlo. Espero leerte muchísimos más ;-)

Lara dijo...

Roberto, el que entres y leas, aunque no comentes, ya es suficiente para mi. El silencio es tan necesario como la palabra. Y a veces es desde el silencio como mejor se escucha. De ambos me nutriré para envolver de magia lo que escribo y lo que no es dicho.

Los abrazos no hacen ruido. Te dejo uno.
Gracias una vez más.

Lara dijo...

Gracias Marmopi. Mientras pueda, seguiré en este maravilloso mundo donde la expresión se gesta en el corazón y pasa por la cabeza para salir fuera en forma de palabra.

Un abrazo.

eliser dijo...

Hola Maricarmen, soy la Eli, me encanta tu blog! Si quieres más información sobre el recital de poesía de Opal Palmer Adisa en Granada del finde que viene, escríbeme a sernamartinezelisa@gmail.com y te envío más cosas.

Besos!

e

Lara dijo...

Elisa, qué alegría tenerte por el bosque y que te guste tal y como crecen en él las palabras.
Te contesto a tu correo sobre Opal Palmer Adisa.

Besos.

Laura Frost dijo...

Querida Lara, ya llegué a tu bosque. ¡¡Tiene libélulas!!
Precioso el poema, los dos versos finales son deliciosos. Te felicito.
Un abrazo
Laura

Lara dijo...

Laura, que bueno tenerte por el Bosque. Gracias por tu comentario. Ahí voy, a pasos lentos poemando la vida mientras las libélulas se acercan sigilosas por doquier... Siempre me gustaron.

Un abrazo.

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores