martes, 2 de noviembre de 2010

SUSTOS AL MIEDO.


Suena el despertador. Tengo suerte, me digo; puedo ir a trabajar. Pongo los pies en el suelo y casi me mareo…De vez en cuando mis cervicales hacen que los muebles del dormitorio parezca que se muevan más que los precios. Intento no girar la cabeza, me voy automatizando, como esas muñecas de Famosa cuando se dirigían al portal…

“En días como hoy”, programa matutino que levanta el edredón y despereza a las sábanas, no es capaz de comenzar un solo día con una noticia que me haga saltar eufórica de la cama. Al contrario, dan ganas de seguir arrebujada al calor del algodón sabanero oliendo a suavizante de oso amoroso que sustituye al de unas carnes de pelo en pecho…de momento.

Mientras la prevención cervical me dirige a la ducha caliente de gel y manopla para despertar a la piel dormida en el pijama, voy de susto en susto.

Pasó Jalogüen de escobas y brujas y el santo de todos en 1, sin haberme asustado ni una chispa, mientras nos acercamos al final de otro año en el que siempre espero que acabe tocándome el gordo. No uno de carnes desparramadas, sino el de la lotería, ese que me permitiría, sin tener que dudar por la hipoteca, hacer la maleta y alejarme sin dilación unos miles de kms. en pos de ese cálido lugar al que ya le tengo echado el deseo y las ganas…Mientras las mojaré en el café…
Sigo soñando con eso mientras el agua caliente me resbala por el cuerpo serrano y mis sustos van in crescendo mientras comienzo a “sobarme” de crema corporal para suavizar el pánico que me ataca desde la realidad que emiten las ondas.

Abro el armario y algunas ropas dibujan el color de la mañana. Hay días que el gris, pese a ser uno de mis favoritos, parece el preludio de la noticia.. Me gusta también el negro…Pero,… mejor lo dejo para las noches en que salgo de cena y me inunda el griterío de la gente entre canapés  y tengo que huir como el gato del agua…¿Que será de aquellas veladas románticas entre velas saboreando un pata negra, mientras los besos de vino tinto se mezclan con el sabor de las cocochas?... 

Se me hace la boca agua, mientras pienso que los buenos días ya son algo más que un buen saludo. Son una necesidad. Pero parece que las buenas costumbres se van perdiendo.

El locutor matiza la tragedia y muestra arrebolado el panorama. Nacional o internacional…Da igual, aunque parece que últimamente todo está cerca, aunque quede demasiado lejos.

Amanece el noticiero oscuro tornándose negro como esos días que anuncian tormenta, porque a excepción de los estrenos de cartelera y algún invento nuevo para hacer souflés, el resto de noticias son para salir corriendo…y perderse junto al chico de tus sueños entre besos de vino tinto…

Los micrófonos arrecian mientras chirría la voz cálida que va mascando las noticias.

-Viene el Papa a España…y es para tirarse de los pelos y llorar de rabia. Con ese gasto se podría tapar muchos agujeros.
-Una patética de San Blas cobra millones por su ordinariez y su barriobajera  presencia. (medida de la media nacional).
-Los inquilinos destrozan las viviendas.
-Gritan de pánico las infelices.
-Arrastran cadenas los vecinos.
-Se matan a palos los matrimonios.
-Duele el estómago del hambre
-Se cuelgan al cuello las reivindicaciones.
-Sube el I.P.C.
-Sube la factura de la luz cuya lectura se acumula por lecturas estimadas.
-Sube el gas y no va en globo.
-Suben las tarifas telefónicas…Menos mal que existe Skype.
-Bajan los sueldos.
-Las hipotecas pasan revista al alza.
-La jubilación nos llegará sin edad para trabajar.
-Horroriza oír a Rajoy.
-Da miedo ZP.
-Fdez. de La Vega sigue teniendo mala cara.
-Aumentan las tetas y los labios de silicona.
-Los terroristas dicen que se van, pero se quedan.
-Secuestran a una trabajadora en el cajero del banco.
-Los jueces que nos defienden se sientan en el banquillo.
-Los ladrones dicen que no han robado y se guardan el parné.
-Sigue la especulación de todo lo que especula.
-Las floklóricas ya no son lo que eran.
-Los Raperos llevan razón.
-Los malos tardan en morirse.
-Muchos muertos un fin de semana.
-Algunas fuerzas de orden público se arman de poder y no ordenan al público.
….
¡¡Bastaaa¡¡ Por hoy, ya me he asustado bastante Tengo la piel como escarpias, la camisa no me llega al cuerpo…Me voy al trabajo pisando fuerte para que no tropiecen los tacones con el miedo y, como un rezo silenciado, un deseo insatisfecho, una rogativa al cosmos, una mirada al cielo, un…no se qué que me recorre por dentro…musito bajito…

Virgencica, que me quede como estoy…mientras espero buenas noticias.




Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores