viernes, 23 de abril de 2010

CERVANTES VIVO.

“Desocupado lector, sin juramento me podrás creer que quisiera que este libro, como hijo del entendimiento, fuera el más hermoso, el más gallardo y más discreto que pudiera imaginarse. Pero no he podido yo contravenir al orden de naturaleza; que en ella cada cosa engendra su semejante. Y así, ¿qué podrá engendrar el estéril y mal cultivado ingenio mío, sino la historia de un hijo seco, avellanado, antojadizo y lleno de pensamientos varios y nunca imaginados de otro alguno, bien como quien se engendró en una cárcel, donde toda incomodidad tiene su asiento y donde todo triste ruido hace su habitación? El sosiego, el lugar apacible, la amenidad de los campos, la serenidad de los cielos, el murmurar de las fuentes, la quietud del espíritu son grande parte para que las musas más estériles se muestren fecundas y ofrezcan partos al mundo que le colmen de maravilla y de contento. …Sólo tiene la imaginación que aprovecharse de la imitación en lo que fuere escribiendo; que, cuanto ella fuere más perfecta, tanto mejor será lo que se escribiere. Y, pues… que no hay para qué andéis mendigando sentencias de filósofos, consejos de la Divina Escritura, fábulas de poetas, oraciones de retóricos, milagros de santos, sino procurar que a la llana, con palabras significantes, honestas y bien colocadas, salga vuestra oración y período sonoro y festivo; pintando, en todo lo que alcanzáredes y fuere posible, vuestra intención, dando a entender vuestros conceptos sin intricarlos y escurecerlos. Procurad también que, leyendo vuestra historia, el melancólico se mueva a risa, el risueño la acreciente, el simple no se enfade, el discreto se admire de la invención, el grave no la desprecie, ni el prudente deje de alabarla…”

(Parte del Prólogo de D.Miguel de Cervantes Saavedra en El Quijote)

Tal día como ayer, un 22 de abril de 1616 fallecía D. Miguel de Cervantes Saavedra y era enterrado tal día como hoy, 23, declarado por la Unesco Día Internacional del Libro. Soldado, novelista, poeta y dramaturgo, fue pasando a la Historia de la Literatura mientras El Quijote, cabalgaba junto a Sancho desde La Mancha al Mundo, dejándonos el recuerdo y el agradecimiento imperecedero a su creación y que, junto al ejemplo de humanidad de sus personajes, aún hoy, podemos ver Quijotes y Sanchos cabalgar entre nosotros, para recordarnos que, lo que perdura, por encima de todo, es la bondad del corazón y la belleza de las palabras.

Yo, hoy, he querido hacer mi particular homenaje a Cervantes con retazos de su prólogo en El Quijote. Pues de él he extraído la esencia de su personalidad y el mensaje que, pese al tiempo transcurrido, es la tarjeta de identidad de su creador y el fin que pretendía a través del consejo con el que lo termina, al decir que:..."sino procurar que a la llana, con palabras significantes, honestas y bien colocadas, salga vuestra oración y período sonoro y festivo; pintando, en todo lo que alcanzáredes y fuere posible, vuestra intención, dando a entender vuestros conceptos sin intricarlos y escurecerlos. Procurad también que, leyendo vuestra historia, el melancólico se mueva a risa, el risueño la acreciente, el simple no se enfade, el discreto se admire de la invención, el grave no la desprecie, ni el prudente deje de alabarla."... no es otro que el mismo que pretendemos todos a quienes nos mueve a inquietud la Literatura. Pues si pienso en mí, en mi búsqueda continua cuando mi imaginación crea y la entrego a este mi mundo natural para que entréis en ella, y es eso mismo con lo que Cervantes concluía en su prólogo de una obra que pensó sería estéril por un mal cultivado ingenio suyo y ha acabado siendo una de las mejores obras de la Literatura Universal.

Eso pretendo yo, ocupado lector, …”que el melancólico se mueva a risa, el risueño la acreciente, el simple no se enfade, el discreto se admire de la invención, el grave no la desprecie, ni el prudente deje de alabarla."...

Verás que yo te llamo “ocupado lector”… pues desde El Quijote a mi Bosque Animado, la vida se ha vuelto más loca, y el tiempo se nos echa encima sin que nos dé tiempo ni a leernos el prospecto de la medicación contra la ansiedad o el stress. A ir demasiado deprisa cuando hay que vestirse despacio. A no mirar hacia atrás pese a que el pasado nos ha forjado nuestro presente…Y, en definitiva, a correr demasiado cuando lo que importa es llegar.

Pero yo te quiero siempre dejar abiertas las puertas de este mundo que ya es tuyo porque te encuentras en él. Todo lo que el bosque te entrega es natural y tranquilo. Aquí las prisas del exterior son sólo trinos entre el aroma que exhala el silencio de las palabras que salen a tu encuentro para que no tengas prisa en recorrer.

Dedicado a todos los Quijotes, Sanchos y Dulcineas…
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores