lunes, 1 de noviembre de 2010

EROS Y TÁNATOS.


"El hombre es co-sustancial con la muerte, después de todo desde que nace lleva una calavera adentro" - 

Jorge Drake.

El hecho brutal de la muerte niega de una vez por todas la posible realidad de una existencia no represiva. Porque la muerte es la negación final del tiempo y "el placer quiere la eternidad".

Herbert Marcuse.


En el aniversario de la muerte, las celebraciones deben hacerse a los recuerdos que no se entierran. Hay que sentir el olor que despide la tierra donde grabaron sus pisadas, el viento que se lleva las flores de las sepulturas, el calor que pone el sol a la fría soledad que dejaron...
Y yo imagino, que mis muertos que no se fueron y mis vivos que están, quieren seguir a mi lado…Y hay que celebrar la Vida, más aún que la Muerte..


Hay vivos que se cogen de mi mano, de otros sólo oigo su voz. A algunos les hablo bajito entre la distancia y el deseo de acercarme a su boca llena de dulzura y besos…De muchos sólo recibo su aliento entre las palabras que me saludan y los besos que  escriben los dedos…Pero son mis vivos…y quiero seguir entre ellos.


Por eso nunca les diré adiós, aunque se me abra una herida por no tenerles a mi lado, pero siempre les enviaré una rosa a través de un beso cada día que lanzaré al aire, donde se encuentran, Y nos uniremos cuando ellos me devuelvan una caricia hecha de viento.

Y no quiero olvidarles; a mis muertos por lo que me dieron, a los vivos por lo que me dan…Porque quien nada me da, no está vivo ni muerto…solo es alguien que está vagando como vagan algunos muertos, porque entre mis vivos no se supieron quedar.






2 comentarios:

Marmopi dijo...

Qué bello lo que dices, Lara :-)

Efectivamente, soy de la misma opinión: los muertos, nuestros verdaderos muertos, los que nos dolieron y aún nos duelen a pesar de no poderlos tocar ni besar ni abrazar, no están con nosotros físicamente, pero los tenemos bien guardaditos, junto a todo lo bueno que llevamos dentro y que debemos recordar siempre.

Los vivos, los realmente vivos nuestros, son, como nuestros muertos, algo que forma parte de nosotros porque nos muestran todas sus cosas buenas que además nos son tan necesarias.

Los que no nos aportan, que son vivos, pero no nuestros, no son.

Un abrazote!!!

Lara dijo...

Gracias por tus palabras que siempre que me ayudan a seguir diciendo.
Así es, nuestros muertos y vivos, nunca se irán de nuestro lado, porque quienes lo hacen no estuvieron...simplemente pasaban por aquí.

Besos amiga.

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores