jueves, 9 de septiembre de 2010

PEDIGÜEÑOS SIN HAMBRE.


Ayer quise hacer –otra vez más- una pequeña obra buena…-Y a la obra no me refiero a la que me lleva de cabeza ya casi dos años (por no contar    los seis o siete anteriores) entre cemento y ladrillos del dos…

Fui al super…Somos pocos en casa, pero consumimos como pocos…porque no somos muchos, claro. Pero aún no se ha vaciado la despensa cuando ya hay que llenarla. Es lo que tiene tener que comer. Si ya lo digo yo continuamente: a mí me gustaría haber venido al mundo de chuletas y frenesí, sin tener que alimentarme. Si acaso sólo de amor, que es lo que más quita el hambre y menos engorda…¡ vamos, digo yo¡ Pero eso de tener que estirarle el pescuezo al pollo electrocutado…o a la gallina de corral, que ya no se ven, de tan industriales que se crían, pinchadas de hormonas en  lo que siempre fue cuello. O, al pobre cordero con lo monísimo que queda junto al Norit de toda la vida, que lava más blanco que ninguno…O, al conejo, que me lo tengo prohíbido por una cuestión de juegos de niña entre las conejeras. Y, esos huevos de granja porcina... Por no hablar de los cerdos de  sinuosos andares criados en menos de lo que canta el chulo del gallo de cresta doblegada…Y, para qué seguir…si ya saben mis queridos lectores, conocidos y los que aún no he llegado a conocer, lo que se vende en el super. Además de mis queridísimas verduras, algunas con eróticas y verdes formas y otras con el color del deseo rojo pimiento…Y, esas frutas…ummm¡¡¡se me está haciendo la boca agua, y no tengo pera de idem que me la quite…

Mientras bebo un trago de agua, -que dicen que por la noche es más diurética que de día-…aunque yo creo que no, porque el agua, cuando se bebe y llega dentro, no sabe que hora es por fuera…Pero bueno, eso lo sabrá mejor mi amiga la médica…sigo con mi relato verídico...que ya se me ha ido el santo al cielo...con eso de ir y venir de una idea a otra, mientras recuerdo que sólo he tomado un yogur porque no quiero recuperar el kilo y cuarta que perdí con eso de los J. Florales…

Que, eso...ayer fui al super…y, mientras arrastraba el carro de la compra con el euro para desengancharlo y luego engancharlo…pensaba dárselo, el euro, no el carro, -que ese ya se lo llevan algunas y ya no lo devuelven, y siempre se ve por ahí un carro de super en cualquier esquina sin el euro dentro- a la indigente que estaba pidiendo a mano tendida en la puerta…Creía que sólo tenía una pierna y nada que llevarse al galillo. Creía que la mugre, era producto de su indigencia, no de que fuera algo guarrilla. Creía que, una vez más, la desigualdad pasea por el mismo boulevard. Creía que, ya que soy hija de mi madre, tengo que seguir haciendo lo que hacía mi abuela…En fin, creía que, si le daba el euro a la pedigüeña, que sacaría del carro del super al que fui a hacer la compra para llenar la despensa y las carnes, podría, una vez más, tener un gesto de niña buena, y la pedigüeña podría, con otros gestos similares, llenarse la barriga, al menos ese día.

Ahí iba yo, con el euro en la mano para entregárselo, cuando a la indigente de la mano tendida, le suena el móvil…No sé si a quién le efectuó la llamada le contestó en búlgaro, rumano, checo, ruso o arameo…pero estiró la pierna encogida, se metió la mano en el bolsillo y sacó unos cuantos billetes y monedas de euro…para contarlos. Mientras a mí se me  quedaban los ojos haciendo chiribitas y la boca, esa que es mejor cerrar para que no entren moscas o salgan palabras indebidas, boquiabierta.

Era, como no, una  ¿indigente? más de las miles que forman parte de una red muy bien organizada, que se pasan por tullidos, desmayados y olvidados de Dios, para tocar, aparte de la cartera, la moral de quienes, de vez en cuando, nos toca la moral, la indigencia callejera.

Cargué el coche con las necesidades culinarias y no sentí ni la más mínima pena cuando me guardé  la moneda en el monedero.

Con ella me puedo comprar algo en las tiendas de casi nada a euro…

4 comentarios:

bicipalo dijo...

Gracioso y al tiempo ironico post, Lara, me gusta mucho ese estilo tuyo de que voy y de que vengo, y me ha encantado lo de "kilo y cuarta...", je, je, genial.
Pues algo parecido me pasa a mi,, junto a la carpinteria se han instalado unos rumanos que llegaron secos y esmirriados y que ahora se pasean rechonchos y permanentemente embarazados de siete meses. Sus mujeres les lavan los coches, imagino que cumplen por las noches y de paso piden a la salida del super. Yo la miro, sonrio y pienso, "se quien eres..." y desde luego ni me planteo darle nada.
Besicos Lara.

Roberto Learsi dijo...

Hay Europeos!!... consumidores de riquezas ajenas, exportadores de guerras.¿Donde esta el oro de America Latina?...¿donde la dignidad humana?...
Algo está mal en esa sociedad!!, si sus gentes han perdido la razón.. si las personas no tienen por valiosa la dignidad... si, no hay verguenza de pedir con la mano extendida!! cuando se tienen brazos fuertes!!... lugares donde se venden mujeres por poco dinero... yo lo he visto, en las calles de Barcelona!!... Un presidente que tiene la poca verguenza de juzgar a otros, cuando España ha inventado la tortura, la matanza, la inquisición.... ¿que?, estan altivos hoy? y hacen gloria de la riqueza robada a América Latina..
¿de que se ufanan?,,, ¿se sienten superiores? por poder gastar lo que no han ganado¡???
SI!! ALGO ANDA MAL!!!!
Roberto

Marmopi dijo...

Pues sí, Lara, se nos queda cara de panoli cuando nos encontramos con cosas así como la que cuentas. Y es entonces cuando piensas... ¿cuántos de los "indigentes" lo serán de verdad? ¿Cuántos necesitarán de ese eurillo realmente? Pero claro, luego piensas que no todos son iguales y que estos de pacotilla son unos desgraciaos donde los haya por getas y por querer quitarles el poco pan a los que realmente lo son. Y entonces se te vienen más a la cabeza los pobres niños y no niños de los países del tercer mundo y te cagas en todo lo cagable porque la vida es un asco la miremos como la miremos. Ays!

Lara dijo...

¡Ay, amigos¡ es lo que tiene este mundo, Facundo...Que, como en todo, pagan justos por pecadores. En la indigencia, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad...Vaya¡, me ha salido el cante cuasi matrimonial...
Porque nada es lo que parece...jejeje... Por eso lo único que podemos hacer es dejar que hable nuestra conciencia y que, los mejores actos de buena voluntad sean el no crearles problemas a los demás...Y, si podemos, evitar algún sufrimiento, que incluso con los más cercanos a nosotros, ya tenemos bastante...

Besos a los tres por pasear por el Bosque.

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores